Se trata de la documentación mediante una fotografía rápida y precisa de la superficie y estructuras anteriores del ojo. Podemos documentar lesiones conjuntivales y de la córnea, cambios de pigmentación, alteraciones del iris y del cristalino, lentes intraoculares y así hacer un seguimiento mucho más preciso del paciente.

VOLVER A TECNICAS